Con la prohibición del motor de combustión… ¿me puedo comprar un coche de gasolina o un híbrido?

  • Aclaramos todas las dudas sobre la aprobación del Parlamento Europeo del fin del coche de combustión para 2035.
  • Estas 26 marcas ya han dicho adiós a los coches de combustión
  • Coches nuevos: precios y ofertas | Coches híbridos | Coches eléctricos

En la tarde de este miércoles el Parlamento Europeo ha aprobado el fin de la venta de coches de motor de combustión a partir de 2035 por 339 votos a favor y 249 en contra, además de 24 abstenciones.

Si bien todavía no es una medida definitiva, sí es un paso adelante para decir adiós a los vehículos de gasolina, diésel, híbridos y enchufables, puesto que todos ellos utilizan motores que expulsan emisiones.

En concreto, esta votación del Parlamento supone el apoyo de los parlamentarios para que los vehículos sean de cero emisiones a mitad de la próxima década.

Ahora lo siguiente es que se apruebe por los Estados Miembros, es decir por todas las partes involucradas: Parlamento, la Comisión y el Consejo.

Si finalmente de esta nueva votación, que se realizará próximamente, vuelve a salir adelante la prohibición del motor de combustión; entonces sí será definitivo y se creará un reglamento de obligado cumplimiento por los países.

A partir de entonces, se establecerá que los vehículos de turismos (coches) y comerciales (furgonetas) con motor de combustión no se podrán vender a partir de 2035. Esto significa por tanto que no solo los coches y furgonetas de gasolina y diésel desaparecerán de los concesionarios a partir de ese año.

También lo harán una serie de vehículos señalados como ecológicos actualmente y que se corresponden con los híbridos y también con los enchufables.

¿Por qué se prohíbe la venta de estos coches?

La razón por la que el Parlamento Europeo ha realizado esta votación es porque se pretende que Europa sea neutra en emisiones de carbono en 2050.

Y teniendo en cuenta que los coches, más o menos, pueden tener una duración de unos 15 años, la propuesta permite que 2035 sea el último año en el que se pueda comprar un coche de combustión.

De esta manera, para 2050 ya se deberían haber retirado del parque automovilístico europeo una gran parte de los coches de gasolina, diésel, híbridos y enchufables.

Esta prohibición de la venta de coches de combustión viene determinada porque lo que se pretende es una reducción del 100% de emisiones de los vehículos, respecto a 2021.

En cuanto a las la razón de por qué también quieren prohibir los coches híbridos y enchufables es porque en algún momento este tipo de vehículos también expulsa emisiones contaminantes.

Al incorporar motores eléctricos pero su principal fuente que mueve las ruedas es el motor de combustión, este tipo de vehículos también contamina con el movimiento.

De ahí que los parlamentarios europeos hayan realizado su apuesta únicamente por los coches de cero emisiones reales en su movimiento. Un requerimiento que a día de hoy solo lo cumplen los vehículos eléctricos.

¿Esto supone que ya no puedo comprar un coche de gasolina o diésel?

No. Por supuesto que no. Los coches de gasolina y diésel; al igual que los híbridos y enchufables seguirán estando a la venta durante los próximos años. Esta prohibición es para 2035, así que todavía faltan 13 años para que ocurra.

Lo que sí es cierto es que de aquí a 2035 se producirán una serie de etapas intermedias, en las que también Europa pide una reducción de emisiones a los fabricantes.

Y esta reducción se está endureciendo tanto, que poco a poco dejarán de venderse los coches que más CO2 emitan. De ahí que los diésel y gasolina convencionales, sin electrificación alguna, tienen un futuro corto (por ejemplo ya son 26 las marcas que tienen fecha del adiós de la combustión).

En cuanto al resto de tecnologías, los híbridos y los enchufables, podrán estar presentes algunos años más. Pero también les acabará pasando lo mismo que al resto de tipos de motores.

En este sentido, el Parlamento ha aprobado también una reducción del 55% para los turismos en 2030 y del 50% para las furgonetas. Por lo tanto, en este año los coches y las furgonetas tendrán que tener ese porcentaje de reducción respecto a las cifras de 2021. Para hacerse una idea de lo que supone esto, una reducción tan alta para 2030 hará que solo en ese año se puedan vender híbridos enchufables y eléctricos. Ni siquiera los híbridos convencionales, podrían tener reducciones de emisiones tan fuertes.

En este sentido, parlamentarios como Susana Solís, representante de Ciudadanos, han mostrado su satisfacción por que los objetivos intermedios no sean más duros ya que «podrían haber asfixiado a la industria española al adelantar de forma abrupta la transición hacia el coche eléctrico».

«Además -continúa- hemos dado flexibilidad a los fabricantes de furgonetas ligeras, algo crucial para España ya que somos el primer productor de este tipo de vehículos en Europa».

Según Jan Huitema, uno de los promotores de este acuerdo: «Esta revisión ambiciosa de los estándares de C02 es esencial para alcanzar nuestros objetivos climáticos. Con esta propuesta ofrecemos claridad a la industria y estimulamos la innovación y la inversión. Además, comprar y conducir coches no contaminantes será más barato».

¿Podré circular con mi coche de gasolina, diésel o híbrido?

Sí. El objetivo es que en 2050 la Unión Europea sea neutra en emisiones. Por lo tanto, si lo que hablamos de una prohibición para conducir coches de combustión, el horizonte es más amplio: en torno a dos décadas.

Pero también hay que reconocer que cada vez más los centros de las ciudades se blindarán ante los coches más contaminantes.

Sobre todo aquellas ciudades con más de 50.000 habitantes, ya que en 2023 deberán contar por ley de Zonas de Bajas Emisiones (ZBE). Y en estas ZBE solo podrán entrar los coches más respetuosos con el medio ambiente.

Ver noticia