El aliado necesario

Los restrictivos límites europeos de emisiones contaminantes de los vehículos obligan a recurrir a tecnologías y productos que permitan a los motores de combustión interna superar esos exigentes umbrales. En el caso de los motores de ciclo Diesel, alimentados por gasóleo, la urea se ha erigido en el aliado necesario para lograr que estas motorizaciones -eficientes y mayoritarias en el parque rodante continental- cumplan la legislación.

el_aliado_certifica
GreenChem analiza cada lote de producción en un laboratorio externo. “De esta manera se certifican las exigencias de calidad en un 100%, tal y como se puede comprobar en nuestra ficha de producto”, destacan desde la compañía.

Fuentes de GreenChem, compañía que comercializa AdBlue®, lamentan que la difusión de falsos mitos e ideas preconcebidas relacionadas con los motores alimentados con gasóleo haya provocado una caída de las matriculaciones de vehículos diésel, sobre todo entre particulares (puesto que los profesionales del volante no tienen a su alcance una mejor opción sin sacrificar la universalidad en el repostaje que ofrecen los miles de surtidores de gasóleo).

Desde la compañía fabricante del AdBlue® se remarca que la calidad de la urea es un factor determinante en la consecución de los objetivos de este aditivo: la reducción de las emisiones hasta superar los límites fijados por las autoridades comunitarias. En este sentido, la ISO 22241 es la norma de calidad que certifica, de forma objetiva, las buenas prácticas en la fabricación y comercialización de AdBlue®, condiciones que, “por supuesto, Greenchem cumple con cada uno de los requisitos de esta norma”.

El capítulo 1 (ISO 22241-1) de la citada norma de calidad es el que hace referencia a los requerimientos de calidad.

Definición de producto y calidad

La primera afirmación que contiene este capítulo es muy significativa: “Con el fin de proteger el medioambiente y mantener la calidad del aire en el nivel más limpio posible, se han introducido fuertes regulaciones exhaustivas”. La introducción de la ISO añade que estas regulaciones actúan principalmente sobre las partículas PM y las emisiones de óxido de nitrógeno (el famoso NOx). Esta es la principal razón de que las soluciones de urea con catalizador SCR se hayan extendido y popularizado en los últimos años.

De forma muy resumida, lo que certifica este primer capítulo de la ISO 22241 es lo siguiente:

“Podemos avalar el cumplimiento de la normativa en cada proceso, desde su fabricación al transporte y comercialización. La calidad es nuestra mejor garantía”, apostillan desde GreenChem.

1.- Que las emisiones de NOx se reducen mediante una solución de urea pura y agua, con una proporción del 32,5% de urea (de ahí que la ISO se refiera a esta solución como AUS 32).

2.- Que esta solución es técnicamente pura, libre (o con proporciones verdaderamente ínfimas) de parámetros como alcalinidad; ‘biuret’ (el reactivo de Biuret indica la presencia de proteínas, péptidos cortos y otros compuestos con dos o más enlaces peptídicos en sustancias de composición desconocida); carbonatos; formaldehidos; fosfatos; y de metales como el calcio, cobre, aluminio, cinc, sodio, potasio, etcétera.

Para comprobar lo exigente de la ISO 22241, baste señalar que esas ‘proporciones ínfimas’ que, en el caso de la alcalinidad o el carbonato, se considera ‘técnicamente puro’ a una proporción inferior al 0,2% (en el caso de AdBlue4fYou de Greenchem ni siquiera alcanza el 0,02%). Lo mismo podríamos decir de todos y cada uno de los parámetros y metales analizados (no pueden superar los 0,5 mg/kg, e incluso los 0,2 mg/kg para el caso del cobre, zinc, cromo y níquel).

3.- ‘Plan de testing’: la ISO no se conforma con que las muestras analizadas figuren dentro de los valores establecidos, sino que establece la obligación de monitorizar constantemente estos parámetros por medio de un ‘Plan de testing’, o plan de pruebas, para verificar el cumplimiento continuado de los parámetros fijados en la norma de calidad.

La suma de todas exigencias (en un único capítulo de la ISO) “permite concluir que hablamos de un nivel de alta exigencia, no sólo en cuanto a los parámetros de calidad, sino también de conservación y transporte”.

Pero GreenChem va más allá y analiza cada lote de productos AdBlue4you. Fuentes de la compañía aseguran que “nuestra gama de productos garantiza la máxima calidad de cada litro de AdBlue® suministrado, tanto en envases como a granel en la estación de servicio. Para cumplir los parámetros requeridos en la ISO 22241, GreenChem analiza cada lote de producción en un laboratorio externo. De esta manera se certifican las exigencias de calidad en un 100%, tal y como se puede comprobar en nuestra ficha de producto”.

¿Cómo puede un usuario saber este dato? Gracias a que cada producto Adblue4you tiene indicado su número de lote y, con él, se garantiza su trazabilidad. “Podemos avalar el cumplimiento de la normativa en cada proceso, desde su fabricación al transporte y comercialización. La calidad es nuestra mejor garantía”, apostillan desde la compañía.

 

Ver noticia