La Xunta sale al rescate del automóvil con ayudas a la compra de 4.000 euros

Contraprograma al Gobierno bonificando también coches diésel y gasolina

Los concesionarios gallegos llevan 18 meses consecutivos de caída en sus ventas. Las fábricas de coches instaladas en España, incluida Stellantis Vigo, arrastradas por el desabastecimiento de componentes electrónicos, cerrarán el 2021 con una producción más baja que la del año pasado, reducida por la pandemia. El mercado, confuso por la cruzada abierta en Europa y secundada por el Gobierno de España contra el diésel y el motor de combustión, no parece dar señales de vida ni en estos últimos coletazos del año, cuando la red de ventas se esmera en ofrecer los mejores descuentos en unos precios que subirán a partir de enero del 2022 vía impuesto de matriculación.

El plan Moves III del Gobierno, que desde el pasado mes de junio bonifica la compra de modelos electrificados con entre 4.500 y 7.000 euros, no funciona en un mercado que no está por la labor de gastarse más de 35.000 euros en un coche que carece de una red suficiente de cargadores públicos para garantizar su autonomía.

En este complejo escenario, y cuando ya se empieza a hablar de ajustes de empleo en los concesionarios, Galicia sale al rescate del sector con la aprobación ayer en el consello de la Xunta de un nuevo plan de ayudas, que arrancará en enero del 2022, y que contraprograma al Moves del Gobierno, bonificando también la compra de coches diésel y gasolina, porque el objetivo, según la Administración gallega, es eliminar CO2 de las carreteras pero por la vía del achatarramiento, ya que la comunidad cuenta con uno de los parques de vehículos más envejecido de España, con una media de edad de 14 años. ¿Cómo es el nuevo Renove Gallego? La bonificación por la compra de un coche nuevo y entrega de uno viejo será de entre 3.000 y 4.000 euros, en función del volumen de emisiones del modelo elegido (a menos emisiones, más ayuda). La diferencia con el Moves III del Gobierno es que estas bonificaciones se podrán utilizar también para la compra de modelos de combustión o híbridos, cuyas emisiones no superen los 153 gramos de CO2 por kilómetro, es decir, prácticamente todos los modelos del mercado; y siempre con la condición de dar de baja y enviar al desguace otro coche que tenga más de 10 años de antigüedad (cinco si se trata de furgonetas). La Xunta pone entre 2.000 y 3.000 euros de subvención por cada vehículo mientras que los concesionarios aportarán otros 1.000 euros adicionales.

Fuentes de la Xunta han explicado que las solicitudes para beneficiarse del Renove gallego podrán comenzar a tramitarse a partir del 17 de enero del 2022, cuando la Xunta ya tenga en su poder el listado de concesionarios que se adhieran a la iniciativa».

Este plan para fomentar la movilidad eficiente y echar una mano al debilitado sector del automóvil cuenta con una inversión de 2,5 millones de euros, una suma que permitirá bonificar 1.100 operaciones de compra y que es más del triple que la disponible en la anterior edición; con una previsión de movilización de 26 millones de euros.

Además, según explicó el presidente Feijoo, «supondrá una reducción de costes de movilidad por disminución de los consumos; un ahorro energético de unos 250.000 litros de combustible al año, y una reducción de emisiones de CO2 equivalente a la plantación de 36.000 árboles».

Bonificación de un vehículo por particular y de hasta 10 unidades para las empresas

«Se trata de potenciar el relevo de vehículos que tengan ya una antigüedad por otros nuevos más modernos y eficientes», explicó el presidente Feijoo al acabar el Consello de la Xunta que dio luz verde al nuevo plan de ayudas a la compra de coches.

¿Quiénes podrán beneficiarse de las ayudas de hasta 4.000 euros (4.600, en el caso de familias numerosas)? Según lo avanzado por Feijoo, todos los particulares con residencia en Galicia, que podrán comprar un único vehículo bajo las condiciones de este plan. En el caso de empresas y autónomos con domicilio social o centro de trabajo en la comunidad gallega, el programa de bonificaciones permite adquirir hasta 10 unidades. En todos los casos será preciso que el comprador acredite la baja definitiva de un vehículo para chatarra de por lo menos 10 años de antigüedad, en el caso de turismos particulares; y de 5 años en las furgonetas.

«Con esta nueva edición del Renove Automoción vamos a dinamizar la economía, vamos a reducir las emisiones y le vamos a dar un impulso a las matriculaciones», manifestó Feijoo. Y falta hace. El pasado mes de octubre se matricularon en Galicia algo más de 1.800 nuevos vehículos, una cifra un 35 % inferior a la registrada en el mismo mes del 2020. En el acumulado anual, entre enero y octubre, el descenso se atenúa hasta el 12,9 %, aunque la comparativa incluye los peores meses de la pandemia del 2020 con los concesionarios cerrados.

Ver noticia