Porsche ya piensa en los combustibles sintéticos porque “el motor de combustión seguirá dominando el mundo muchos años”

El futuro de los coches es eléctrico, o electrificado, o… puede que no. Algunas marcas se mantienen fieles a sus filosofías y en Porsche saben mucho de eso. Sus coches y sobre todo un icono como el Porsche 911 es la reinvención constante de un mismo concepto sin dar la espalda a sus señas de identidad.

Parece obvio, pero uno de sus rasgos identificativos es que consume gasolina, y parece que lo quiere seguir haciendo por mucho tiempo. Porsche ha anunciado que está investigando de manera activa la producción de combustibles sintéticos porque “sólo con electricidad no se puede avanzar suficientemente rápido”.

Combustibles sintéticos sí, hidrógeno no

“Son un componente fundamental para hacer sostenible la flota actual de vehículos”, ha apuntado, asegurando además que hay un equipo que está trabajando ya en un proyecto firme. La intención de Porsche es conseguir los socios adecuados para desarrollar plantas de producción de combustibles sintéticos, algo para lo que ha señalado que necesitan alianzas.

Los combustibles sintéticos se producen a partir de CO₂ e hidrógeno y utilizando energía renovable para conseguir productos similares a la gasolina, el diésel o el queroseno pero que al quemarse pueden producir emisiones neutras.

Porsche ya tiene en sus filas un vehículo 100% eléctrico como el Porsche Taycan y otros vehículos híbridos, pero no es suficiente. Los combustibles sintéticos podrían ser el complemento perfecto y, además, utilizarse en competición para reducir significativamente la huella ecológica del automovilismo.

La propia marca prevé que un 50% de sus ventas sean coches eléctricos o electrificados, pero apunta a que las mecánicas de combustión tienen una vida útil amplia con una demanda de carburantes que hay que satisfacer. Tampoco tienen pensado eliminar los motores 100% térmicos de su gama, así que hay que alimentar a estos propulsores, y debería ser de una manera lo más ecológica posible.

Aún así, en Porsche son muy conscientes de que aunque se utilicen combustibles sintéticos sigue siendo mucho más eficiente recargar baterías mediante la conexión a un punto de carga alimentado por energías renovables que utilizar un híbrido enchufable con el motor de combustión. Los eFuels se producen a través de métodos complejos y energéticamente exigentes, así que su uso debería ser optimizado al máximo.

Lo que Steiner ha rechazado de plano es la viabilidad de los motores de hidrógeno. Para Porsche la pila de combustible es un tipo de motorización que no sería aplicable a sus coches de carácter deportivo y aspiracional.

 

Ver noticia