La Plataforma reivindica los ecocombustibles como una garantía para la independencia energética

Plataforma para la Promoción de los Ecocombustibles

  • La Plataforma para la Promoción de los Ecocombustibles insta a las administraciones a ampliar su perspectiva y considerar, a todos los efectos, los ecocombustibles como una fuente de energía esencial para la transición y la consecución de los objetivos climáticos.
  • Los ecocombustibles son imprescindibles para lograr la descarbonización de una forma sostenible, eficiente, justa y accesible para todos los sectores de la población.
  • La producción de ecocombustibles es una garantía para la seguridad del suministro y la independencia energética, ya que se pueden fabricarse localmente y con materias primas o residuos autóctonos, fundamental para el diseño de la transición hacia una economía sin carbono.

Madrid, 5 de mayo de 2022.‐ La Plataforma para la Promoción de los Ecocombustibles quiere volver a recordar y reivindicar el papel clave de los ecocombustibles, combustibles líquidos bajos y neutros en carbono, para lograr una reducción inmediata de emisiones, y avanzar en la descarbonización y la lucha contra el cambio climático, así como para garantizar la independencia energética del país.

Desde la Plataforma se señala que ambas cuestiones van de la mano y son de máxima actualidad, tanto por la necesidad de avanzar en las políticas de neutralidad climática, como por las crecientes tensiones que está generando en la gestión energética en la Unión Europea el actual contexto bélico, tras la invasión de Ucrania por Rusia.

Este contexto está cambiando el panorama geopolítico y aflorando algunas deficiencias del sistema energético que ya existían y que la contienda ha visibilizado de forma muy clara. La dependencia de Europa respecto a Rusia está provocando diferentes tensiones que afectan al conjunto de los países y, pese a que España tiene su suministro muy diversificado y no es un país energéticamente dependiente de Rusia, se ve muy afectado, como el resto de las economías, por el encarecimiento de los precios de la energía. Además, la Comisión Europea se está planteando incorporar en un sexto paquete de sanciones contra Rusia un cese gradual de las compras de petróleo ruso.

A este doble desafío de neutralidad climática e independencia energética, se añade el económico y social: optimizar los costes de una transición energética ineludible para lograr una economía competitiva y evitar a los ciudadanos cargas innecesarias, generar oportunidades de negocio y de empleo y evitar marginaciones sociales.

Por este motivo, desde la Plataforma se solicita que los ecocombustibles sean tomados en cuenta al mismo nivel que el resto de opciones, ya que favorecen el equilibrio entre los elementos del trilema energético: sostenibilidad medioambiental, sostenibilidad económica y seguridad de suministro. Por un lado, los ecocombustibles no solo impulsan la economía circular al utilizar, entre otras como materias primas, CO2 capturado o residuos de diversa índole, sino que aumentan la independencia energética gracias al uso de recursos autóctonos para su producción. Por otro, son una solución para determinados sectores en los que la electrificación es una alternativa más a largo plazo, como el transporte aéreo, el marítimo, el transporte pesado por carretera, o el agrícola. Además, su compatibilidad con el parque móvil y las infraestructuras existentes los convierten en una opción que puede implementarse de forma inmediata, y resulta más accesible para sectores de la población que no pueden hacer frente a la inversión necesaria para cambiar de vehículo.

Esta reivindicación, demandando que los ecocombustibles formen parte de la transición energética, en coherencia con el principio de neutralidad tecnológica y los objetivos de reducción de emisiones, viene siendo una constante por parte de la Plataforma y adquiere mayor coherencia en un contexto como el actual y en un momento en el que se están estudiando reformas, como la del Reglamento de estándares de emisiones de CO2 para vehículos ligeros, por las que se quieren prohibir, de facto, los motores de combustión a partir de 2035.

En este escenario, la Plataforma tiende la mano a las administraciones españolas y europeas para colaborar en la transición energética e insta a que no cierren el camino de los ecocombustibles y amplíen su perspectiva, recordando que el cambio hacia una economía más sostenible no puede completarse sin considerar todas las alternativas a nuestro alcance, pues todas son complementarias e imprescindibles para alcanzar el horizonte de emisiones netas cero y, al mismo tiempo, una mayor independencia energética.

Datos clave de la Plataforma

La Plataforma para la Promoción de los Ecocombustibles aúna la defensa e impulso de los combustibles líquidos bajos y neutros en carbono para lograr la descarbonización y la movilidad sostenible, desde el respeto a la neutralidad tecnológica y el apoyo al desarrollo industrial y la competitividad en España. Sus integrantes representan a toda la cadena de valor de los combustibles líquidos y a sus principales consumidores.

La Plataforma está compuesta por 27 entidades que representan a más de 345.000 empresas de todo tipo, desde multinacionales a micropymes y autónomos. Todas ellas generan más de 4,7 millones de puestos de trabajo (directos, indirectos e inducidos).

Asociaciones adheridas de la Plataforma

Plataforma para la Promoción de los Ecocombustibles